Fernando Pessoa

Poeta, ensayista, narrador y traductor, sus primeros años transcurrieron en Ciudad del Cabo, donde su padrastro estaba a cargo del consulado de Portugal en Sudáfrica. A los diecisiete años se trasladó a Lisboa, donde estudió Letras y alternó el trabajo de oficinista con su vocación por la literatura. Aunque en vida sólo publicó un volumen –Mensagem (1933)–, la aparición póstuma de sus inéditos le ha valido un reconocimiento universal. La compleja personalidad del poeta se expresa a través de la invención de numerosos heterónimos, dotados cada uno de ellos de rasgos diferenciados y una biografía propia; entre otros: Alberto Caeiro, poeta bucólico esencialmente pagano; Ricardo Reis, “latinista por formación y semihelenista por devoción”; Álvaro de Campos, poeta del “sensacionismo”, interesado por la técnica, las vanguardias europeas y la renovación del lenguaje poético; Bernardo Soares, a quien le atribuye el memorable Diario del desasosiego; y Antonio Mora, "discípulo y admirador de la obra de Alberto Caeiro", sus textos fundamentales son sobre la refundación del paganismo.